Las principales habilidades directivas

las-principales-habilidades-directivas-1920

Entre los servicios de GlobalMed Galicia destaca el soporte a las personas. Este ámbito es muy amplio y abarca desde el desarrollo personal, el espacio training y formación, los procesos y sistemas normalizadas, la mejora e innovación y las habilidades y competencias. De este último punto es del que hablaremos hoy: el desarrollo de habilidades directivas.

Para gestionar una empresa se necesita de un buen jefe, CEO o director que logre reunir una serie de cualidades para manejar correctamente a su equipo. No todo el mundo cuenta con ese poder de decisión y con las competencias ideales para lograr el éxito. Pero la buena noticia es que todo esto se puede trabajar y potenciar.

Saber liderar y dirigir

Los niveles de exigencia son muy altos, así como la competitividad. Pero si un directivo toma adecuadamente las riendas y lidera de forma efectiva los resultados serán mejores.

Capacidad para tomar decisiones

Es una de las habilidades esenciales que se debe dar a partir de los objetivos. Unas serán más fáciles que otras, pero siempre hay que tener claro hacia dónde se va para poder optimizar los recursos y decidir de modo coherente, reflexivo y eficiente. No está mal poner varias alternativas entre todos para poder elegir y también involucrar al equipo.

Capaz de solucionar problemas

Para ello se necesitarán los conocimientos específicos del sector, de la actividad y del puesto en concreto. Analizar, reflexionar y tener creatividad es lo fundamental para aportar buenas soluciones y no bloquearse en las situaciones difíciles.

Flexibilidad y poder de adaptación

Ser flexible también es muy importante para reaccionar ante los cambios, aprender de ellos y poder mejorar para sacar nuevas oportunidades.

Asertividad

Significa que pueda defender sus ideas, mantener una coherencia con sus creencias, pero al mismo tiempo hacia los demás. Se define como una capacidad que nos permite no caer en la agresividad y ayudar a que el equipo trabaje con entusiasmo, determinación, cohesión y eficiencia. No solo se trata de liderar, sino de tener una capacidad de liderazgo apropiada para marcar la diferencia y que juegue a favor de los empleados.

Comunicación y negociación

Tener ambas habilidades comunicativas hará que la compañía pueda funcionar de forma transversal y fluya la relación con el equipo.

Gestionar y delegar

Delimitar los roles del equipo es otro factor que influirá en la organización, así como que los proyectos se gestionen de acuerdo con los recursos humanos y habilidades disponibles. Por último, ser capaz de delegar es algo que debe tener muy presente el directivo conociendo muy bien a su equipo y sus capacidades.

Fuente: DEUSTO FORMACIÓN